Cómo fertilizar suculentas

cómo fertilizar suculentas

Pensar en fertilizar suculentas puede sonarte extraño, ya que la creencia es que estas plantas no lo necesitan, que con solo el riego y el sol necesario será suficiente.

Pero como cualquier otra planta, las suculentas necesitan nutrientes para crecer, ponerse hermosas y poder florecer. Si bien ellas obtienen nutrientes del suelo, fertilizarlas es necesario por 2 motivos.

El primero es que el suelo va perdiendo nutrientes con el tiempo a medida que la suculenta los va absorbiendo. Por esto, también te recomendamos cambiar el sustrato cada 2 años.

El segundo motivo es para darle un impulso adicional a nuestra planta para que crezca saludable. Además, que tenga los nutrientes necesarios para poder florecer.

Qué fertilizante utilizar

Aquí aparece la primera gran pregunta ¿Cuál es el mejor fertilizante para suculentas? y existen algunas generalidades a tener en cuenta para poder elegir el correcto.

Si bien las plantas necesitan nitrógeno para crecer, muchos fertilizantes tienen altas concentraciones de este para acelerar su crecimiento. Pero para la suculentas, estos son mortales.

Las suculentas se «queman» cuando existe un exceso de nitrógeno. Por eso como primera consideración es elegir un fertilizante con una concentración máxima de 10% de nitrógeno.

Fertilizante orgánico o inorgánico

Nosotros te recomendamos utilizar fertilizante orgánico, especialmente el estiércol de vaca. En tiendas de jardinería especializadas lo puedes conseguir.

También existen fertilizantes inorgánicos y cada uno con propósitos diferentes según la especie o el uso que se le quiere dar. A grandes rasgos, estos vienen en concentraciones diferentes de nitrógeno, fósforo y potasio.

Si te decides a utilizar uno de estos, aunque no te lo recomendamos, procura buscar uno que tenga una proporción 9-45-15, esto quiere decir:

  • 9% de nitrógeno
  • 45% de fósforo
  • 15% de potasio

Y lo más importante en el caso del fertilizante inorgánico es que sea soluble en agua. Ya te contaremos por qué es tan importante esto.

Cómo aplicar el fertilizante

La aplicación dependerá del tipo de fertilizante que hayas elegido utilizar. Pero en ambos casos el proceso es bastante sencillo.

Estiércol de vaca

En el caso del estiércol de vaca, lo puedes aplicar de dos formas. Directamente en la mezcla del sustrato o diluido en agua para el riego.

Si estás cambiando el sustrato de la planta después de dos años, puedes añadir un poco de estiércol a la mezcla. Pero ten en cuenta de hacer esto con una concentración máxima de un 10% de estiércol.

La opción más común es diluir el estiércol en agua para luego utilizarla para regar las suculentas. Para ello debes dejar por 3 días el estiércol en agua.

Después de este tiempo simplemente debes regar tus plantas, como normalmente lo haces, pero utilizando el agua de estiércol.

Fertilizante de inorgánico

Estos fertilizantes generalmente son muy concentrados y pueden incluso matar la planta en vez de ayudarla a estar saludable y crecer.

Los fabricantes siempre recomiendan una concentración de uso, pero es importante que utilices una concentración a la mitad de la que recomienda el producto o como máximo a 3/4 de la concentración.

Luego simplemente debes regar tus suculentas con la solución de fertilizante. Pero en este caso, evita regar las hojas con la solución. Así que aplícalo directamente al sustrato.

Cuándo fertilizar las suculentas

Seguramente encontrarás que te recomiendan que durante el invierno no debes fertilizar tus suculentas y generalmente esto es así, pero no en todos los casos.

Existen muchos tipos de suculentas y la mayoría de especies crecen más durante el verano y entran en un estado de reposo durante el invierno. Es por esto que recomiendan no fertilizar en inverno.

Pero también existen especies que crecen más durante el invierno y esa es la clave para saber cuando fertilizar. Es durante el periodo de crecimiento de tu planta que debes hacerlo para ayudarle en ese proceso.

Frecuencia de fertilización

Independiente del tipo de fertilizante, te recomendamos aplicarlo 1 vez al mes. A medida que pase el tiempo de mayor crecimiento aumenta el tiempo de aplicación.

Una vez entre su periodo de reposo, deja de fertilizar completamente. Aunque esta frecuencia de aplicación aplica para suculentas que estén en exteriores.

Fertilización de suculentas en interiores

Hay que tener en cuenta que las suculentas en interiores en promedio reciben menos luz solar que las suculentas en exteriores.

Si fertilizamos nuestras suculentas en interiores, esto motivará su crecimiento y para ello necesitará luz solar. Si no recibe el suficiente sufrirá de etiolación.

La etiolación es cuando la planta se estira buscando más cantidad de sol. Esto hará que pierda su forma y belleza, por eso hay que ser precavido con las suculentas de interior.

Para determinar la frecuencia de riego tienes dos opciones:

  1. Poner tu suculenta en el exterior para así aumentar la cantidad de luz solar que recibe y fertilizar 1 vez al mes.
  2. Dejar tu suculenta en el interior y en este caso fertilizar una única vez. Así evitarás problemas de etiolación.

Resultados de la fertilización

Comenzarás a notar los cambios después del primer mes. Pero los cambios definitivos se verán después del segundo mes.

Esto también depende de la calidad del fertilizante así como el tipo que elegiste. Pero en ambos casos, tu suculenta agradecerá esos nutrientes extra que le estás dando.

Más cuidados de las suculentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *