Riego de las suculentas

riego de las suculentas

Las suculentas son plantas «fáciles» de cuidar y si tienes una y no la cuidas mucho, seguro has notado lo resistentes que son. Puesto que con poco cuidado siguen viviendo.

Esto es porque son plantas que evolucionaron en condiciones difíciles como la escasez de agua y es por esto que ellas logran seguir viviendo sin que las riegues regularmente.

Pero por ser resistentes no quiere decir que vayan a sobrevivir si no las riegas con frecuencia y de manera adecuada. Pero ya verás que es fácil y más siguiendo el método de riego que te vamos a explicar.

Cada cuánto se riegan las suculentas

Si has escuchado que las suculentas deben regarse con una regularidad o con una frecuencia específica universal, olvídate de ello. Esto depende de muchas condiciones.

Primero dependerá de la especie de suculenta que tengas. Si bien sus cuidados son muy parecidos, de especie a especie hay diferencias que influyen en la regularidad del riego.

También influye las condiciones climáticas. Muchas especies de suculentas se pueden encontrar en varios países con climas diferentes y por tanto también afectan la frecuencia de riego.

Es por esto que aquí te explicaremos la mejor forma para regar las suculentas. Así, sin importar las condiciones en las que se encuentre la tuya, lo hagas de forma correcta.

Y finalmente encontrarás la frecuencia perfecta con la que debes regar tus suculentas para que crezcan correctamente y se vean hermosas.

Cómo regar las suculentas correctamente

Para que el riego de las suculentas sea perfecto debes tener en consideración un factor importante: un buen drenaje de agua.

Básicamente el buen drenaje se basa en tener un buen sustrato para suculentas y la maceta debe tener un orificio de drenaje.

Teniendo un buen drenaje, la mejor forma de regar tus suculentas es aplicando el método «remojo y secado». Es tan simple cómo mojar la tierra completamente y luego dejarla secar totalmente antes de volver a regar la suculenta.

Qué recipiente utilizar

Pero comencemos por lo básico, es muy común que se recomiende regar las suculentas utilizando un spray, pero nosotros te recomendamos no hacerlo. Lo mejor es utilizar cualquier recipiente como una taza o un vaso.

Cuánta agua utilizar

Utiliza agua suficiente para regar toda la tierra. Generalmente no hay problema con regar el agua encima de la suculenta, pero en algunas especies esto puede ser peligroso.

Por la estructura de sus hojas pueden retener agua cerca al tallo y esto puede hacer que se pudran. Por esto, si al día siguiente de regar la planta ves que aún tiene agua en sus hojas lo mejor es que la seques.

Cómo saber que la tierra está seca

Para saber cuando la tierra está completamente seca basta con introducir tu dedo a través del orificio de drenaje y sentir la tierra. Si está aún húmeda o se siente fría, debes esperar un poco más a que se seque bien.

Si el orifico es pequeño lo puedes hacer introduciendo un palillo. Pero introdúcelo solo un poco para evitar lastimar las raíces de la planta.

Cómo hacerlo en macetas sin orificio de drenaje

No te preocupes si la maceta no tiene orificio de drenaje, pero debes tener un poco más de cuidado al regar la suculenta.

Para ello debes utilizar un recipiente que tenga el mismo volumen que la maceta, o por lo menos lo más cercano posible. Luego debes regar la suculenta con la mitad de ese volumen.

Es decir, si tu maceta tiene un volumen aproximado de 2 litros tu debes utilizar 1 litro de agua. Luego solo debes seguir el procedimiento normal de riego.

Ten mucho cuidado de no excederte en la cantidad de agua porque puede quedar una capa de agua en el fondo que causara que las raíces se pudran.

Para saber que está seco puedes basarte en el peso de la maceta o utilizar un palillo para asegurarte de que está bien seco.

Cómo detectar exceso o falta de agua

Supongamos que has notado que la tierra o sustrato de tu suculenta se seca cada 6 días y comienzas a regarla periódicamente cada 6 días.

Pero ¿cómo saber si está recibiendo el agua suficiente? es muy sencillo, la planta te mostrará señales si recibe mucha o poca agua.

Si comienzas a notar que sus hojas se encogen y se arrugan, es una señal clara de falta de agua. En este caso aumenta la frecuencia de riego.

Por el contrario, si notas que las hojas comienzan a ponerse amarillas o transparentes, es una señal de exceso de agua y deberas disminuir la frecuencia de riego.

Pero es muy importante que no hagas cambios bruscos en la frecuencia. Es decir, si la frecuencia de riego que llevas es de 6 días, no lo cambies a 4 u 8 directamente, disminuye o aumenta en 1 día.

Factores que afectan la frecuencia de riego

Existen 5 factores que son los que más influyen en la variación de la frecuencia de riego de las suculentas.

  1. Si está en el exterior o está en un lugar cerrado: en el exterior hay más corriente de aire por lo que la tierra se secará más rápido mientras que en un lugar cerrado tardará más.
  2. La humedad del aire: si el aire donde te encuentras es más húmedo, deberás regar la suculenta con menos frecuencia.
  3. Tipos de suculentas: dependiendo de la especie requerirá más frecuencia de riego o no. Por ejemplo los cactus retienen muy bien el agua y por eso se riegan con menos frecuencia.
  4. El tamaño de la suculenta: una suculenta más grande tiene mejores raíces y esto hace que soporten tiempos más prolongados sin recibir agua.
  5. El sustrato: si la tierra en la que está plantada la suculenta retiene mucha agua tardará más en secarse y por tanto debes regarla con menos frecuencia.

Con el método de «remojo y secado» la suculenta logrará fortalecer sus raíces por toda la tierra y así soportar mejor un periodo largo de escasez de agua.

Por último, intenta estar atento a las primeras señales que muestre la planta en cuanto a los requerimientos de agua para que no tengas problema con ello.

Más cuidados de las suculentas

1 comentario en “Riego de las suculentas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *